GOOGLE TRANSLATE

Blogger Tips And Tricks|Latest Tips For BloggersFree BacklinksBlogger Tips And Tricks
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Powered By google

Translate

viernes, 13 de mayo de 2016

Windows 10 podría simplemente no ser lo que necesitas.

Imagen del escritorio de Windows 10 con la minipantalla Inicio.

La oferta de actualización gratis a Windows 10 por parte de Microsoft llegará pronto a su fin, el 29 de julio, para ser precisos. Si actualmente estás usando Windows 7, 8, o 8.1, tal vez estés sintiendo la presión por actualizar tu sistema operativo gratuitamente (mientras puedas).

¡Espera! Si bien una actualización gratuita siempre es tentadora, Windows 10 podría no ser el sistema operativo para ti. Aquí te damos cinco razones por las cuales no deberías actualizar a Windows 10 todavía, incluso si no te costase nada.

Tu sistema no cumple con los requisitos

Los requerimientos del sistema para Windows 10 no son demasiados, pero tu PC tal vez no los cumpla, especialmente si no tienes mucho espacio en el disco duro. Necesitarás al menos 20GB de espacio en el disco duro para instalar la versión de 64 bits de Windows 10 (16GB para la versión de 32 bits), además de un procesador de 1GHz o más rápido, 2GB de RAM (1GB para la versión de 32 bits), y una tarjeta de video con capacidad para DirectX 9 con un disco WDDM.

Usas periféricos viejos u obscuros

Ahora que Windows 10 ha estado disponible por casi un año, la mayoría de los fabricantes de periféricos han lanzado discos actualizados compatibles con Windows 10 para sus dispositivos. La mayoría de ellos, pero no todos. Antes de actualizar, sugiero que revises para asegurarte de que todos tus periféricos funcionen; todo, desde el teclado y el mouse hasta las bocinas y las tarjetas de gráficos podrían verse afectados por el cambio.

Te preocupa la privacidad

Windows 10 -- como la mayoría de los sistemas operativos -- tiene su cuota de razones para estar preocupado en cuanto a la privacidad, muchas de las cuales son válidas. De serie, el sistema operativo está configurado para enviar retroalimentación automáticamente a Microsoft, asignar una parte de la banda ancha de tu dispositivo para su servicio de actualización P2P, y mostrar anuncios en el menú de inicio. La mayoría de estos comportamientos invasivos se pueden apagar (a pesar de que tendrás que ajustar el menú de configuración), pero no todos. Es un hecho: Windows 10 recopila más datos que sus predecesores. Es el precio a pagar por grandes funciones como la sincronización universal de dispositivos y Cortana.

No quieres que te obliguen a actualizar

Las actualizaciones de Windows suelen ser algo bueno. La mayoría de ellas ofrecen importantes parches de seguridad y arreglan bugs en tu dispositivo. Pero eso no significa que tengas que actualizar tu computadora en cuanto aparece un nuevo arreglo, porque las actualizaciones mismas pueden venir con bugs que pueden afectar a tu computadora. Con las versiones más antiguas de Windows, puedes elegir cuándo hacer la actualización.

Pero con Windows 10, no tendrás esa opción. Windows 10 descargará e instalará las actualizaciones de manera automática en tu computadora. Existen algunas maneras de evitar estas actualizaciones automáticas (por ejemplo, burlando a tu computadora para que mida todas las conexiones a Internet), pero son un lío. ¿Lo bueno? Que al menos puedes agendar cuando se reinicie tu computadora luego de una actualización.

Te encanta el Windows Media Center

Microsoft ha modernizado muchas cosas en Windows 10, reemplazando muchos de sus antiguos programas de escritorio con apps universales. Por ejemplo, Windows Photo Viewer ahora no existe más, y ha sido reemplazado por el nuevo app Photos. Pero si bien puedes recuperar el Windows Photo Viewer en Windows 10, no puedes recuperar el Windows Media Center. La razón es que ya no existe más, junto con el soporte para reproducir DVDs. Para muchos, esto no supone una gran pérdida; muchos de nosotros ahora hace más streaming de video que mirar DVDs, después de todo, y Microsoft ha estado intentando matar el Media Center desde Windows 8. Pero para algunos, podría ser algo que marque la diferencia. Si eres fanático del Media Center o si estás desesperadamente enamorado de alguna otra de las funciones antiguas que actualmente no existen en Windows 10, entonces Windows 10 no es para ti.

FUENTE : cnet.com