GOOGLE TRANSLATE

Blogger Tips And Tricks|Latest Tips For BloggersFree BacklinksBlogger Tips And Tricks
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Powered By google

Translate

domingo, 10 de abril de 2016

Drones: lo que todos necesitan saber

drones



A menudo se ha criticado a Estados Unidos por el uso de drones armados. Sin embargo, en los últimos meses, un nuevo país ha comenzado a llamar la atención. Aunque no ha usado drones armados en combates, su creciente interés en exportar la tecnología hacia otros países tiene serias implicaciones para la guerra en el futuro. 

A principios de este año, Nigeria confirmó que estaba usando un drone chino CH-3 en su lucha contra Boko Haram, mientras que al parecer Iraq ha utilizado un CH-4 desde finales del 2015.Además, ahora Paquistán está utilizando una plataforma que sospechosamente se asemeja al CH-3, a pesar de los reportes oficiales de que el drone es producido a nivel local. (Por lo menos, esto probablemente habría requerido una colaboración considerable por parte de los chinos y podría haber sido ensamblado en Paquistán con componentes chinos). Mientras tanto, se cree que Egipto, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos han comprado drones similares desde China. 

¿Por qué ha buscado China incrementar su importancia en el mercado de exportación de drones? La respuesta es que no se trata principalmente por razones económicas. Aproximadamente a un costo de un millón de dólares por drone Wing Loong (comparado con 30 millones de dólares que cuesta su homólogo estadounidense, Reaper), se requerirían muchas ventas de drones para que China logre un caso financiero convincente.En cambio, la venta de armas más bien es un elemento de sus esfuerzos diplomáticos, proporcionándole una forma adicional de extender su influencia dentro del Medio Oriente, Latinoamérica y África mientras crea relaciones seguras. 

Además, un gran mercado de armas puede ser considerado como un símbolo de prestigio. Al igual que su programa espacial, el cual señala el estatus de China como un avanzado país industrializado, una red global de exportaciones de drones basada en su propia capacidad militar local sugiere que China es una fuerza que debe ser reconocida. Esta dinámica se convierte en un circuito de retroalimentación positiva que ayuda a cultivar su base de defensa... mientras más armas vende China, más recursos tiene que invertir en investigación y desarrollo, y más atractivas se tornan sus innovaciones de defensa para los posibles importadores. 

Sin importar cuál sea la motivación, las ventas de drones plantean la cuestión en relación a qué tanto efecto tendrá esto en el entorno de seguridad internacional. 

En el corto plazo, a pesar de las ventas de drones relativamente amplias de China, es poco probable que las exportaciones cambien las reglas del juego. Cada uno de los países que ha utilizado alguna versión de drones de fabricación china la ha usado en un contexto de contrainsurgencia, no para iniciar nuevas guerras con los vecinos. Estos drones son versiones de menor costo y con menor capacidad que los drones de Estados Unidos; vuelan bajo y lento, y es improbable que sean especialmente valiosos contra cualquier adversario que no sea una insurgencia que carece de sólidas defensas aéreas. 

Sin embargo, al ver hacia el futuro —si la tecnología mejora, y estos países comienzan a adquirir la próxima generación de drones sigilosos— el cálculo podría cambiar. Dicha tecnología podría cambiar el cálculo para la creación de guerras de estos estados y podría bajar el umbral para el uso de la fuerza a través de las fronteras. Si esto ocurre, las consecuencias serían desestabilizadoras, especialmente en las regiones donde los conflictos fronterizos ya han dado lugar a relaciones poco amistosas. 

Sin embargo, lo más preocupante sobre el aumento de las ventas de drones es cómo contribuyen a una tendencia "barata, pero lo suficientemente buena", siendo China un proveedor importante. Lo que esto significa en la práctica es que algunos países que podrían no haber comprado ciertas tecnologías de Europa, Estados Unidos o Rusia —o que posiblemente no se les permitió comprarlas de los europeos o estadounidenses— ahora tienen acceso a las armas. La infusión de drones en algunos de estos países y sus diferencias podrían ser como echarle leña al fuego. 

Sin embargo, las exportaciones de China no solo afectan a sus clientes... también existen consecuencias para las propias políticas de exportación de Estados Unidos. 

Como miembro fundador del Régimen de Control de Tecnología de Misiles, o RCTM, el cual regula la transferencia internacional de drones, Estados Unidos ha tenido una tendencia a contar con políticas de exportación relativamente estrictas cuando se trata de drones. Por ejemplo, ha exportado Reapers armados solo a su aliado cercano, el Reino Unido, y más recientemente anunció que armaría los Reapers de Italia. Por el contrario, China no es un miembro del RCTM, y los patrones de exportación recientes sugieren que está dispuesto a burlarse de los tipos de restricciones que Estados Unidos no solo ayudó a establecer, sino que ha tendido a reforzar. 

Este no es un argumento para una carrera hacia el abismo en el que Estados Unidos, China e Israel (el cual tiene su propia próspera industria de drones) adoptan políticas de exportación cada vez más agresivas. Todo lo contrario. Además, el año pasado, China optó por implementar mayores restricciones a sus exportaciones de drones. Sin embargo, ha existido poca evidencia que sugiera que lo siga haciendo cuando se trata de los tipos de drones que han aparecido cada vez más en los arsenales de otros estados. 

¿Cómo debería responder Estados Unidos?Estaría bien servido tratando de cooptar a China en la gobernabilidad internacional sobre la transferencia de drones armados. A primera vista, Estados Unidos podría ser una opción hipócrita para integrar a China, dada la crítica de las propias políticas de drones de Estados Unidos. Pero esto también hace que sea exactamente la elección correcta... ha sido el país más dominante e influyente cuando se trata de drones. 

En el caso de los drones, la expectativa sería que la participación en el RCTM y otras instituciones de control pertinentes podrían ayudar a limitar la venta de armas a las partes desagradables y controlar cómo utilizan la tecnología los destinatarios. China efectivamente solicitó su ingreso al RCTM de forma oficial en el 2004, pero finalmente fue rechazado por las sospechas de que estaba proporcionando tecnología de misiles sensibles a Corea del Norte. Aun así, el episodio podría suscitar mayor apoyo para aquellos que han hecho un llamado para que se establezca una institución internacional específicamente destinada a drones, además de la RCTM, la cual deja fuera a una serie de exportadores de drones y reúne a una amplia gama de plataformas de entrega de una manera que no solo atenúa sino también confunde el enfoque de cada uno. 

En última instancia, como sea que China decida proceder, la evolución en los últimos meses ya han dejado una cosa en claro: el uso de drones estadounidenses podría haber acaparado titulares en la última década, pero gran parte de la acción en los próximos 10 años posiblemente tendrá lugar en otro lugar.

FUENTE : CNNESPAÑOL